miércoles, 20 febrero 2013

Consejos para el Cuidado de las Manos

La piel del rostro y el cuerpo no son las únicas afectadas en el invierno. Las manos sufren la deshidratación provocada por el frío. Además al lavarlas tan a menudo, podemos sentirlas muy ásperas.

Se recomienda tomarse su tiempo para el cuidado de las manos. Para el lavado de las manos, se aconseja utilizar un jabón suave y antiséptico, como el jabón con aceite de laurel que ofrece Alepp. Este jabón también es apto para alérgicos. Es importante secarse bien, porque de lo contrario puede evaporarse demasiada humedad y las manos podrían resecarse.

Un exfoliante como el de  Burt's Bees con arándanos y granada, dejan las suaves y con una agradable fragancia dulce. Es importante exfoliar la parte posterior de las manos y la inferior de los dedos. También sería recomendable usar un cepillo suave para eliminar las partículas muertas de la epidermis. Si no se tiene un cepillo, se pueden utilizar los dedos para la exfoliación. A continuación, hay que lavarse bien las manos y secarlas para proceder finalmente a su hidratación.

Se puede utilizar una crema hidratante como la de  Burt's Bees con almendras, leche y cera de abeja. Las manos quedan especialmente suaves y cuidadas si se aplica una rica cantidad de crema y se envuelven con un film transparente, unos guates o una toalla precalentada. Dejar actuar unos 10 minutos y eliminar los restos de crema con un paño. Las manos te quedarán tan suaves como la piel del melocotón.  

¿Cómo sientes la piel ahora? Seguramente después de probar este consejo, te tomarás siempre el tiempo que tus manos necesitan para mantenerlas así de suaves y flexibles.

“Everything you can imagine, nature has already created.”

Albert Einstein