Sésamo

El aceite de sésamo se ha considerado como el aceite más antiguo del mundo. Hoy en día se cultiva principalmente en Sudán, Méjico, India, China y Birmania.
El mejor aceite nativo se elabora sin tostar las semillas, sin embargo, la variante de semillas tostadas es común en Europa porque sus antioxidantes se activan en el proceso del tostado. El aceite de sésamo tiene una larga tradición como aceite de masaje y se utiliza para la desintoxicación. Penetra bien en la piel y se suele utilizar como portador para que otras sustancias activas penetren también en la piel. Debido a su contenido en ácido linoleico y fitoesteroles, también regenera la barrera protectora de la epidermis (estrato córneo). Tiene también un leve factor solar con un factor aproximado de 1,2.
El aceite de sésamo mejora la microcirculacióny está, por ello, especialmente indicado para pieles con mala circulación. Se recomienda aplicarlo con precaución en personas con alergias, porque sus efectos se cruzan con algunas reacciones a los frutos secos y la soja.

Propiedades:

  • Intensamente nutritivo, penetra en profundidad
  • Regenera la barrera protectora de la piel
  • Mejora la circulación y es desintoxicante
  • Antioxidante fuerte

Véase: Käser, Heike (2010). Naturkosmetische Rohstoffe (3ªed). Linz: Freya Verlag.


Productos con Sésamo.