Clavel

El clavel de la familia de las mirtáceas se cultiva en particular en Zanzíbar, África, y el sudeste de Asia. Se conoce por sus propiedades antisépticas, antibióticas y antivirales. Promueve la curación de heridas, neutraliza los olores y es antioxidante. Es ideal para tratar el acné, pequeñas heridas y quemaduras. Es un ingrediente excelente para el cuidado dental y oral, porque contrarresta el mal aliento y alivia la inflamación de la membrana mucosa de la boca.
En la aromaterapia, es afrodisíaco e inspirador. Promueve la concentración, se utiliza como estimulante sexual y ayuda ante momentos de estrés. El aceite de clavo es conveniente también para ahuyentar los insectos. Debe ser aplicado diluido porque de lo contrario puede provocar irritación en la piel. Se debe evitar por las mujeres embarazadas.

Véase: Schirner, Markus (2002). Aroma-Öle (4ª ed). Darmstadt: Schirner Verlag


Productos con Clavel.