Abeto de Douglas

El abeto de Douglas nace principalmente en Francia, Canadá y América del norte. Su aceite se obtiene por destilación al vapor de las ramas y actúa como astringente, antiséptico y mejorando la circulación. Mata ciertos gérmenes y contribuye a la desintoxicación de la piel. También alivia la tos y es expectorante.
En la aromaterapia, el abeto de Douglas es armonizante, promueve la concentración, es tonificante y vitalizante. Es adecuado como aceite de meditación.

Véase: Schirner, Markus (2002). Aroma-Öle (4ª ed). Darmstadt: Schirner Verlag


Productos con Abeto de Douglas.

“Everything you can imagine, nature has already created.”

Albert Einstein