Manteca de Karité

La manteca de karité es la grasa extraída de los núcleos de la nuez del fruto del árbol de karite, originario de África.
La manteca de karité nativa tiene un contenido particularmente alto de tocoferoles y antioxidantes. Tiene además propiedades hidratantes, lo que lo hace un ingredientes muy común en la elaboración de cosméticos. La manteca de karité se comercializa en Europa sólo después de su análisis por laboratorios independientes, ya que suele estar contaminada. Por eso es aconsejable evitar comprar productos con manteca de karité sin los certificados correspondientes.
Regula el equilibrio de la hidratación de la piel, la calma y la suaviza, pero sin engrasarla. Fortalece la barrera lipídica de la piel y es ideal para tratar la neurodermatitis y la piel dañada. No irrita la piel, es fácil de aplicar y deja una sensación muy agradable.

Propiedades:

  • Hidratante y protectora
  • Calma la piel
  • Conveniente para tratar la piel escamosa e irritada
  • Nutritiva y antioxidante

Véase: Käser, Heike (2010). Naturkosmetische Rohstoffe (3ªed). Linz: Freya Verlag.


Productos con Manteca de Karité.