Manuka

Esta planta de la familia de las mirtáceas es originaria de Australia y Nueva Zelanda. Su aceite se obtiene de las hojas y de sus ramas. Tiene propiedades antiinflamatorias, antibacterianas, antisépticas y fungicidas. Es excelente para curar pequeñas heridas, ya que la promueve la cicatrización. También es ideal para el tratamiento de la psoriasis, acné, eccemas y piel inflamamada e irritada. El aceite de manuka también se emplea para la elaboración de productos para el tratamiento de encías inflamadas.
En la aromaterapia, se utiliza para contrarrestar la ansiedad y los trastornos del sueño.

Véase: Schirner, Markus (2002). Aroma-Öle (4ª ed). Darmstadt: Schirner Verlag


Productos con Manuka.