Rosas Silvestres

Las rosas silvestres pertenecen a la familia de las rosáceas y cada una de ellas se han extendido por el mundo entero sin ayuda del hombre. Debido a que existen muchos tipos de especies de rosas, se utilizan varios nombres INCI para denominarlas. La rosa canina se conoce en Europa como escaramujo o como rosal silvestre. La rosa mosqueta es un término colectivo para denominar varias especies de rosal silvestre. Sin embargo, todos los tipos son igualmente efectivos en la cosmética.
Hoy en día, Chile es el mayor fabricante de aceite de rosa mosqueta. A menudo, se enriquecen otros aceites con un aceite etéreo de rosa para darles ese aroma a rosas. Sin embargo, el verdadero aceite de rosa mosqueta no huele a rosas y tiene un sutil sabor a nuez. Es ligero y penetra rápidamente en la piel. Apoya la regeneración de la piel y ofrece el cuidado óptimo para la piel seca y escamosa, con manchas y cicatrices. Este maravilloso aceite tiene propiedades regenerativas, estimula la producción de colágeno en el tejido conectivo y mantiene la piel hidratada. Además de estimular la renovación celular, este aceite es muy agradable para la piel seca, madura o irritada.

Propiedades:

  • Penetra rápidamente en la piel
  • Apoya la regeneración de la piel, reduce las manchas y mejora el aspecto de las cicatrices
  • Ideal para la piel seca y escamosa
  • Promueve la producción de colágeno
  • Mantiene la piel hidratada
  • Promueve la regeneración celular, ideal para la piel madura e irritada

Véase: Käser, Heike (2010). Naturkosmetische Rohstoffe (3ª ed). Linz: Freya Verlag.

En la aromaterapia las rosas se consideran afrodisíacas y ayudan en momentos de depresión. Ayuda contra la angustia, la tristeza y la depresión y alivia las tensiones y los trastornos del sueño.

Véase: Schirner, Markus (2002). Aroma-Öle (4ª ed). Darmstadt: Schirner Verlag.


Productos con Rosas Silvestres.