El cuidado ideal para la piel mixta

martes, 25 agosto 2020

El cuidado ideal para la piel mixta

¿Cómo puedo saber si mi piel es mixta?

La piel mixta se reconoce por la presencia de áreas de diferentes características, ya que pueden existir zonas grasas y secas, respectivamente. Las zonas grasas suelen concentrarse principalmente en la zona T (mentón, nariz y frente), mientras que las mejillas tienden a la sequedad.

Dado que la piel de diferentes características requieren cuidados específicos, la búsqueda de un producto adecuado no suele ser sencilla. Por otro lado, debe buscarse el equilibrio de la piel, pero no hidratarla o nutrirla en exceso.

Higiene

La máxima para los limpiadores es, en general "no demasiado agresivos". Un limpiador muy fuerte puede efectivamente liberar el exceso de sebo de la zona T, sin embargo, puede irritar las áreas más secas. Procura utilizar un producto de higiene facial que elimine el exceso de sebo, maquillaje e impurezas, pero que respete el equilibrio de la piel.

También existen limpiadores que proporcionan hidratación a la piel, como por ejemplo los que contienen ácido hialurónico. Si sufres de zonas muy secas, deberías considerar un producto de estas características.

Tónico

Un buen tónico debería equilibrar el valor pH cutáneo. Además, también hidrata, suaviza y unifica el tono.

Sérum

El sérum es apropiado especialmente para las áreas secas, ya que proporciona hidratación en profundidad.

Hidratante

En caso de piel mixta, se hace especialmente importante escoger una crema con una consistencia ligera, no demasiado densa. La piel siempre necesita hidratación, incluso en las zonas grasas, aunque no conviene pasarse al principio. Después, puedes probar a utilizar diversos productos con diferentes grados de hidratación, teniendo en cuenta que también es esencial proteger la piel ante las influencias externas.

Para piel muy seca, también puedes utilizar un aceite facial.

Aceite

Como el ingrediente principal del aceite facial es, como su propio nombre indica, el aceite, no recomendamos utilizarlo sobre la piel grasa, siendo en cambio muy recomendable para zonas resecas. Masajéalo exclusivamente en estas partes del rostro y elige un aceite de consistencia ligera.

Resumen

Y después de contarte todo esto, te preguntarás: ¿Estos consejos realmente me van a ayudar con mi tipo de piel?

La respuesta es "puede". Cada persona es diferente, y con ella, cada tipo de piel, requiriendo unos cuidados específicos. Lo que a una puede sentarle muy bien, a otra puede ocasionarle todo lo contrario. El secreto está en probar hasta dar con el producto ideal para ti. ¡Es cuestión de paciencia!