Cera de Abejas

La cera de abejas proviene de la secreción blanquecina de las glándulas de cera de las abejas, que usan para producir de sus panales. Su extracción puede hacerse de diferentes maneras. La cera de abejas se considera un componente graso muy compatible con la piel. Sólo ocasionalmente ocurren reacciones alérgicas a través de los residuos de polen. Se utiliza sobre todo como emulsionante y para darle consistencia a los prodcutos cosméticos. La cera de abejas tiene una consistencia ligera y forma una película protectora suave sobre la piel, por lo que es es muy beneficiosa especialmente para pieles secas, frágiles e irritadas. También se puede utilizar en productos para el cuidado del cabello, porque da brillo y fijación.

Véase: Käser, Heike (2010). Naturkosmetische Rohstoffe (3ªed). Linz: Freya Verlag.


Productos con Cera de Abejas.

“Everything you can imagine, nature has already created.”

Albert Einstein