Jojoba

La jojoba es un arbusto leñoso y perenne nativo del desierto. Su aceite se extrae de las semillas y tiene propiedades muy beneficiosas para la piel. Protege la piel formando una película lipídica sin obstruir los poros. Además, tiene la capacidad de adentrarse dentro de la córnea para aumentar la elasticidad de la piel. Se descompone lentamente en la piel y así la protege durante mayor tiempo de la pérdida de hidratación, pero sin engrasar la piel. Por eso, el aceite de jojoba es conocido por sus propiedades hidratantes.
Gracias a que el aceite de jojoba no se metaboliza por diversos microorganismos, contrarresta los gérmenes que causan inflamación, espinillas y acné. Es por eso por lo que es un hidratante óptimo para pieles grasas e impuras.
Otra característica de este aceite es su efecto antioxidante, que hace de este aceite uno ideal para hidratar la piel seca y madura. 

No sólo la piel se beneficia de sus propiedades, sino también el cabello por sus propiedades hidratantes y nutritivas.

Propiedades:

  • No irrita la piel
  • Evita la propagación de gérmenes, ideal para la piel impura
  • Suaviza la piel
  • Protege la piel contra la pérdida de hidratación durante mayor tiempo
  • Ideal para pieles maduras y secas
  • Ideal también para cuidar el cabello
  • No graso

Véase: Käser, Heike (2010). Naturkosmetische Rohstoffe (3ªed). Linz: Freya Verlag.


Productos con Jojoba.