Dieta y acné: lo que puedes hacer

lunes, 22 junio 2020

Dieta y acné: lo que puedes hacer

Aquí observamos las teorías más probables sobre el acné y la dieta y respondemos la pregunta: ¿qué puede hacer para prevenir el acné?

Teoría 1: la carga glucémica

El índice glucémico (IG) es un número dado a un alimento para reflejar su impacto en el nivel de azúcar en la sangre de una persona. Los alimentos con alto IG incluyen cereales dulces para el desayuno, azúcar, harinas refinadas, galletas y dulces.

La carga glucémica (CG) se basa no solo en el IG del alimento, sino también en el tamaño de las porciones consumidas (cantidad de carbohidratos ingeridos).

La teoría es esta: los alimentos con un alto CG se digieren y absorben rápidamente, lo que provoca un aumento en el azúcar en la sangre, lo que activa el páncreas y provoca un rápido aumento de la insulina y otras hormonas.

INVESTIGACIÓN ACNE Y CG

El tema parece ser controvertido en general, con estudios que informan evidencia actualmente conflictiva.

En un estudio, por ejemplo, se pidió a 248 hombres y mujeres que vivían en Nueva York que completaran un cuestionario sobre la frecuencia de sus comidas y que indicaran su grado de acné. Los resultados mostraron que los participantes con acné moderado a severo tenían una carga glucémica significativamente mayor en su dieta y un mayor consumo de azúcar.

También se realizaron ensayos controlados aleatorios (que representan el mejor diseño de estudio).

Varios de estos estudios han demostrado que después de seguir una dieta baja en CG, se han realizado mejoras en el acné, los niveles hormonales y la producción de sebo. Sin embargo, otro estudio no pudo establecer una correlación entre estos dos factores. ¡Por lo tanto, sería necesario continuar la investigación sobre este tema!

Teoría 2: productos lácteos

Otra teoría afirma que la leche puede empeorar la formación de acné. Aumentaría la concentración de insulina y la hormona IGF-1 en la sangre. Debido a la composición natural de la leche, provoca un aumento en los niveles de azúcar en sangre e insulina, similar a los efectos de una dieta rica en CG.

Es interesante notar que la leche tiene una carga glucémica alta, y que agregar una pequeña cantidad de leche a una comida con IG bajo aumenta la respuesta de insulina a los niveles característicos de Una comida de alto IG. Esto se aplica a la leche (desnatada y entera), pero no al queso.

La leche también puede contribuir al acné debido a su contenido hormonal relativamente alto. Cuando se bebe en grandes cantidades, se ha demostrado que aumenta el nivel de IGF-1 en la sangre.

INVESTIGACIÓN SOBRE LECHE Y ACNÉ

Dos grandes estudios proporcionan evidencia muy convincente de un vínculo entre la leche y el acné.

En ambos casos, se les pidió a los participantes que registraran lo que comieron durante un período de tres años. Según ambos estudios, el alto consumo de leche aumentó el riesgo de acné en aproximadamente un 20%.

En otro estudio, se descubrió que el acné se correlacionaba con el consumo frecuente de leche, pero no con el consumo de leche entera o queso.

El problema con todos estos estudios es que solo vinculan la leche con el acné mediante simples observaciones. No hay ensayos controlados aleatorios que hayan investigado dicha correlación.

Esto significa que no podemos probar de manera concluyente que la leche realmente causa acné, pero hay evidencia de que puede aumentar el riesgo de desarrollarlo.

Dado que la leche contiene más de 60 moléculas diferentes, es extremadamente difícil decir cuáles de estos componentes promueven el acné y cuáles no, especialmente porque hay una gran variedad de productos lácteos.

Los científicos todavía están tratando de determinar si son las hormonas, la alta carga glucémica o las proteínas de la leche las que desencadenan estas asociaciones.

Entonces, ¿qué hacer si está sujeto al acné?

  • Acude al médico
    Consulta a tu médico de familia para analizar cualquier tratamiento médico que pueda ser apropiado, además de un cambio en la dieta.
  • Usa la menor cantidad posible de cosméticos comedogénicos
    Considera elegir productos de maquillaje y cuidado facial a base de agua o etiquetados como "no comedogénicos" (sin ingredientes que bloqueen los poros).
  • Lleva un diario
    Lleva un diario de los alimentos que come y el progreso de los síntomas de acné, y busca patrones y vínculos entre los alimentos que comes y los posibles brotes de acné.
  • Comprueba tu peso
    Si tienes sobrepeso, se podría considerar perder algo de grasa. Algunos investigadores creen que el sobrepeso estimula la producción de andrógenos, que promueven el crecimiento de las células de la piel y la producción de sebo, lo que puede conducir al acné. ¿El objetivo? Un IMC (índice de masa corporal) entre 20 y 25.
  • Reduce el consumo de leche
    Intenta dejar la leche y los productos lácteos por un tiempo. (Asegúrate de estar consumiendo suficiente calcio). ¿Crees que la tarea es imposible? La leche puede ser reemplazada por bebidas vegetales hechas de almendra o avena, por ejemplo. Nata con crema de soja vegetal. Yogures con yogures vegetales hechos de coco, por ejemplo. ¡No faltan alternativas!
  • Baja carga glucémica
    Considere una dieta baja en CG. Así que trate de evitar los carbohidratos refinados y vea si tiene un efecto en su piel. Un ejemplo de un día con un IG bajo:
    • Desayuno : dos huevos duros, una rebanada de pan integral, un aguacate y tomates frescos.
    • Media mañana : un puñado de almendras
    • Comida : Lentejas con espinacas frescas, hinojo rallado y queso de cabra.
    • Merienda : dos rebanadas de pan integral con una cucharada de hummus.
    • Cena : Ensalada de pollo y quinua con calabaza, chile y brócoli.
      Ahora también hay libros de cocina especiales que le dan ideas para recetas con bajo IG y CG.

Conclusión

Todavía no se han proporcionado pruebas concretas para demostrar que la dieta es la causa del acné. ¡Pero hay, sin embargo, muchas pruebas y observaciones de que puede contribuir a empeorar las cosas! Una dieta occidental típica, basada en carbohidratos refinados con alto contenido de CG y productos lácteos, podría promover el acné.

Por lo tanto, vale la pena probar ciertas estrategias alimenticias, además del tratamiento médico: ¡solo tienes que revisar el contenido de tu plato y tus hábitos alimenticios por un tiempo!

Una dieta saludable y variada, con una alta proporción de alimentos vegetales enteros, como frutas, verduras, legumbres y semillas oleaginosas, podría ser una buena opción, por ejemplo. Intenta comer este tipo de alimentos durante un período de tiempo para ver si los síntomas de acné mejoran.

También puedes considerar eliminar los lácteos de tu dieta (y reemplazarlos con alternativas vegetales, por ejemplo), asegurándote de consumir suficiente calcio.