Aceite de Argán

El árbol de argán pertenece a la familia de las sapotaceae y procede principalmente del norte del Sahara, al sur oeste de Marruecos. Sus raíces pueden alcanzar hasta 30 m de profundidad y son una importante protección para el suelo contra la erosión. El árbol de argán se encuentra bajo la protección de la UNESCO. El aceite de argán se extrae por presión de las semillas del árbol que caen al suelo y se recogen. La producción tradicional del aceite es muy trabajosa: las semillas se recogen a mano, se parten con una piedra, se secan y se tuestan. Después se mezclan con agua en un molino de piedra hasta formar una pasta de la que se extrae el aceite. La extracción tradicional del aceite de argán se ha ido reemplazando por medios cada vez más modernos tales como prensas de aceite.
El aceite de argán tiene una composición muy equilibrada de ácido oleico, ácido linoleico y ácido palmítico, cubriendo así una amplia gama de ácidos grasos. Soporta las funciones naturales de la piel y tiene propiedades antioxidantes. Debido a sus propiedades estimulantes, el aceite de argán se utiliza como ingrediente antiedad. Sus propiedades ofrecen un cuidado no sólo para pieles maduras, sino también para pieles secas y sensibles, porque mejora la función protectora de la piel. Este aceite es ideal también para tratar enfermedades de la piel tales como dermatitis y alergias. Debido al precio del aceite de argán, muchos productos de cosmética utilizan uno más barato, por eso debe prestarse atención a los certificados de calidad orgánica.

Propiedades:

  • Antioxidante, ideal para pieles maduras
  • Soporta la barrera protectora de la piel
  • Altamente nutritivo, especialmente para la piel seca
  • Ideal para tratar enfermedades de la piel

Véase: Käser, Heike (2010). Naturkosmetische Rohstoffe (3ªed). Linz: Freya Verlag.


Productos con Aceite de Argán: