Lavandín

Este género de lavanda se cultiva principalmente en el Mediterráneo occidental. Es estimulante, mejora la circulación y es desintoxicante. El lavandín también promueve la regeneración de la piel, cura las heridas y tiene propiedades antisépticas y antimicrobianas. Es conveniente para tratar el acné, los eccemas y la psoriasis.  Alivia las picaduras de insectos, pequeñas heridas y combate la caspa.
En la aromaterapia, se considera estimulante, alivia la depresión y ayuda con el nerviosismo, la irritabilidad y el insomnio.

Véase: Schirner, Markus (2002). Aroma-Öle (4ª ed). Darmstadt: Schirner Verlag


Productos con Lavandín.