Manzanilla

Esta planta medicinal de la familia de las asteráceas se encuentra principalmente en Asia central y occidental y Europa central. Su aceite esencial tiene propiedades antiinflamatorias y cicatrizantes. Estimula el metabolismo de la piel y regenera el tejido. La manzanilla no tiene ningún potencial alergénico y el bisabolol contenido en ella promueve que sustancias activas puedan penetrar en la piel. Está especialmente indicada para tratar la piel con dermatitis y eccemas. Así mismo, equilibria la piel grasa.  

Propiedades:

  • Antiinflamatorio y cicatrizante, ideal para tratar la dermatitis y los eccemas
  • Estimula el metabolismo de la piel y regenera el tejido, ideal para pieles con acné
  • Equilibria la piel grasa

Véase: Käser, Heike (2010). Naturkosmetische Rohstoffe (3ªed). Linz: Freya Verlag.

En la aromaterapia, la manzanilla es conocida por sus propiedades calmantes. Ayuda con los trastornos del sueño, los bloqueos energéticos y los desequilibrios.

Véase: Schirner, Markus (2002). Aroma-Öle (4ª ed). Darmstadt: Schirner Verlag


Productos con Manzanilla.