Esponja Velvet: para un maquillaje impecable

miércoles, 21 octubre 2015

Esponja Velvet: para un maquillaje impecable

En los últimos años, las esponjas de maquillaje se han convertido en algo imprescindible para los amantes de los productos de belleza. Las esponjas Velvet son sencillas de usar y ayudan en la aplicación de la base del maquillaje.

Las esponjas se diferencian principalmente en la forma, el color y en el material. Su uso apropiado marca una gran diferencia a la hora de lucir un maquillaje perfecto y natural.

Esta esponja es ideal para aplicar de manera uniforme la base del maquillaje. Las esponjas Velvet son esponjas naturales del Adriático. Cuando están húmedas, son muy suaves y delicadas para la piel.

La aplicación es muy fácil:

Sujeta la esponja bajo el agua corriente y empápala bien. Puedes poner una pequeña porción de base de maquillaje en el reverso de la mano e ir mojando la esponja ahí. Después, ve aplicando la base sobre el rostro de manera uniforme con un suave masaje. Para aplicarlo, es conveniente comenzar en el centro del rostro e ir extendiéndolo hacia fuera hasta que todo el maquillaje se haya repartido correctamente. Aplica la base también alrededor del rostro hasta el nacimiento del pelo, así como bajo la barbilla y en el cuello. De esta manera, conseguiremos que nuestro maquillaje sea más uniforme y luzca más natural. No es necesario utilizar una capa de maquillaje sobre la base, lo mejor es ir cogiendo pocas cantidades de maquillaje e ir aplicándolo poco a poco repetidas veces sobre el rostro. También se puede utilizar la esponja Velvet para mejorar el efecto del maquillaje de día una vez aplicado. En este caso, debe aplicarse la base como se indica anteriormente. El exceso de maquillaje también se puede retirar con facilidad si el efecto final es demasiado artificial. Tu piel estará más suave, brillante y, por supuesto, más fresca.

Tras el uso de la esponja, sólo hay que lavarla con agua con jabón de cualquier tipo. Posteriormente, dejarla en un lugar fresco y seco para que se seque y vuelva a su estado inicial. Se recomienda lavar la esponja cada tres meses introduciéndola en agua con bicarbonato, dejar actuar durante la noche y luego dejar secar bien. Al día siguiente, ¡tendrás una esponja como nueva!

Más propiedades de las esponjas Velvet:

  • Las esponjas proceden del mar y por lo tanto son 100% naturales, a diferencia de las esponjas tradicionales sintéticas.
  • Si se lavan y se secan correctamente, pueden durar entre 8-12 meses.
  • Tienen un tacto muy suave, son hipoalergénicas y antisépticas.
  • Son biodegradables y no producen malos olores.

En resumen: ¡un complemento de belleza totalmente natural, que te ayudará a lucir un maquillaje y una piel perfectos!